Apoyemos al hipismo valenciano

Por Antonio José Medina.

El Hipódromo de Valencia cumplió 37 años en marzo. Una plaza importante en la formación de gremios que suelen aspirar a triunfar. Ha sido un soporte evidente a La Rinconada para mantener la industria y a su vez, familias.

Hoy, lamentablemente, está en problemas. Sin carreras. Más de 250 familias se benefician directamente con las pruebas en Valencia: trabajadores del óvalo, jinetes, entrenadores, veterinarios, criadores, propietarios, etc.

Recuerdo que, a finales de los 90, en mi transitar como aprendiz y entrenador en el Hipódromo La Rinconada, una de las tareas era tener en mano la programación de las carreras abiertas en el coso de Valencia.

Tocaba organizar los ejemplares y el viaje con los transportistas que siempre estaban atentos en las afueras de la oficina de Control de Ejemplares que, en aquel momento, nos atendía la popular “China”, que en paz descanse.

Era de suma importancia las carreras abiertas en Valencia, detalle clave para fortificar el espectáculo en ese coso. Eran competencias nutridas. Recuerdo, viaje ida por vuelta.

Hoy existe una preocupación, y ojalá, estamos seguros que sí; existirá un acuerdo entre las autoridades y todos los gremios para el resurgimiento del hipismo valenciano, así como también para determinar su rentabilidad.

Que los propietarios vuelvan a tener la confianza para que aporten con sus ejemplares, el renacimiento de la actividad.

Igualmente, un tema fundamental: la pandemia del Covid-19 sigue dando golpes y ha frenado el esfuerzo de las autoridades hípicas. Ese virus está allí, escondido y llevándose vidas en el ámbito mundial.  

Ojo, no hay que dejarles todo el compromiso a las autoridades del INH para que Valencia salga adelante. Resulta el esfuerzo de todos. Trabajar con ahínco y, sobre todo, honestamente por una industria que siempre ha sido de suma categoría para el sustento de miles de familias.

Para muestra un botón: más de 60 jinetes en Valencia, 15 taqueadores, 15 aprendices, 30 entrenadores activos, más de 150 trabajadores en las cuadras, agregando también; empleados, veterinarios privados, transportistas, proveedores, etc. Todos tienen familias, y todos con el ánimo y la esperanza para levantar el Hipódromo de Valencia. Que vuelvan las carreras.

Pero, siempre hay que subrayar, no todo depende del INH, depende de todos los gremios remar con potencia por un hipódromo donde se han formado campeones de la talla de los entrenadores Antonio Sano, Juan Carlos Ávila, el jinete Leonel Reyes Ramos, Júnior Alvarado, Damián Quintero, entre otros profesionales de mucha altura.

Apoyemos al hipismo valenciano. Bendiciones para todos.

0 0 votar
Article Rating
Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios