Caballerizo venezolano cuenta su historia desde Japón

Por Antonio José Medina.

“Mi nombre es Juan Carlos Abreu. Nací hace 39 años en Caracas en la Maternidad Concepción Palacios. Tengo ya 9 meses trabajando en una caballeriza en el hipódromo de Nagoya, en Aichi, Japón. Me vine por mi familia para sacarla adelante.

Yo laboré en La Rinconada con los entrenadores Juan Carlos Ávila, Mario Domínguez, Fernando Parilli, Ricardo D’Angelo, Miguel Cortez, entre otros. Sin embargo, siempre recuerdo al mejor caballo que cuidé: Latino Europeo, del entrenador Gilberto Zerpa. Ganador del Clásico José Antonio Páez en 2003.

Aquí trabajar no es nada fácil. Es bien rudo. Esto no sirve para los flojos. Laboramos como seis venezolanos. Estoy con mi hermano y cada uno cuida 10 caballos. Comenzamos a fajarnos desde las 10 de la noche corrido hasta las 7 de la mañana.

Primero colocamos los ejemplares en las caminadoras y sucesivamente en la rutina, ya que aquí se galopan los ejemplares desde las 2 de la mañana. Y cuando hay carreras, seguimos de largo. Más o menos ese itinerario se cumple al menos 4 veces por semana.

Los hermanos Abreu en el Hipódromo de Nagoya

Tengo que agradecer al señor Katsutaka Higo quien nos contrató. Aquí los japoneses están muy contentos con nuestra labor porque lo hacemos con responsabilidad y cariño a los ejemplares. También porque tenemos noción en el manejo de los caballos. Por ejemplo, hemos tenido muchos ejemplares lesionados, los hemos recuperado y ganando muchas carreras en el Hipódromo de Nagoya.

Además del trabajo que es bien duro, en estos momentos el frío es fuerte, en 3 grados. Pero, estamos fajados. Todo sea por nuestra familia. Es un faena que se paga muy bien: nuestro sueldo más los porcentajes de las carreras. Aquí se puede ganar unos 220 mil yenes al mes, pero echándole pierna. Gracias a Dios que pudimos adaptar nuestro sistema de trabajo en La Rinconada acá en Japón y le ha gustado mucho a los jefes.

Aquí en Japón hay venezolanos bregando en los hipódromos: jinetes, galopadores y caballerizos. Trabajando con todo por nuestras familias. Me siento bien y estable económicamente. Un saludo a toda la afición hípica de Venezuela. Lo extraño mucho”.

Junto al jinete campeón Makoto Okabe

Deja un comentario

avatar
  Suscribir  
Notificar de