Denuncian terrenos del hipódromo de Valencia

Tremendo lío en el óvalo regional
“Ante todo reiteramos una vez más, como integrantes del
Colectivo “CDR SUR”, y de la Fundación del mismo nombre, el propósito de hacer
realidad la reconversión del Hipódromo Nacional de Valencia “HINAVA” en un
centro cultural, deportivo y recreacional (de ahí las siglas “CDR”), bajo la
conducción de una empresa de propiedad social autogestionaria, administrada y
conformada por un conjunto de consejos comunales, así como también, por
colectivos y organizaciones populares. 

En este momento se trata de unas
instalaciones y unos terrenos condenados casi en su totalidad al abandono,
desde hace ya varios años, cuando el hipódromo cierra sus puertas al amplio
público de la ciudad y del resto del país para limitarse  a dar lugar, a
carreras de caballos para el goce y el lucro exclusivo de un diminuto círculo
de apostadores de oficio, propietarios de ejemplares purasangre, y allegados a
los mismos, no solo por causa de la negligencia (hasta ahora) de toda autoridad
(sea nacional, estatal o municipal), sino por el olvido y la indiferencia de
los valencianos en general, quienes hemos permitido que los alrededores del
hipódromo en el sector de Santa Inés, Parroquia Rafael Urdaneta, sean todavía
en tiempos de revolución socialista, una zona de absoluta exclusión social,
donde los más cercanos pobladores, asentados entre el hipódromo, la zona
consolidada de Santa Inés (que ya cuenta con pavimentación, CDI, y otros
servicios) y la urbanización Ciudad Plaza, habitan viviendas precarias, y
frente a sí no encuentran más que la vía que conduce a las inmediaciones de una
edificación que sirve de sede al CICPC, y a la Plaza de Toros “La Monumental”.
 
Al atravesar esa avenida (carente de iluminación) solo encuentran un tupido malezal,
espacio que los invita a descargar permanentemente basura en grandes
cantidades, la cual se encuentra acompañada siempre de animales muertos, por lo
regular perros (a veces son incinerados a la intemperie), que en su mayoría son
depositados por personas que provienen de otras zonas, aunque también se
descomponen gatos, aves, etc.  

Sin la
intención de caer en un desagradable tono melodramático se puede afirmar que
inexplicablemente la zona, contigua a lo que se concibieron como obras
faraónicas de distracción (La Monumental y El Hipódromo), construidas en su
momento  bajo la completa ausencia de una perspectiva social integral e
incluyente, y cercana también al Parque Recreacional Sur, configura en la
actualidad un panorama desolador. 
En
definitiva, la presente misiva tiene la siguiente finalidad: 
Dada la
urgencia de TOMAR UNA INMEDIATA MEDIDA RESOLUTIVA QUE FRENE A LOS RESPONSABLES
DE CAUSAR EL DAÑO QUE A CONTINUACIÓN SE DESCRIBE, formulamos la siguiente
denuncia, para que sea difundida a la brevedad y de la forma más masiva
posible, a nivel nacional:
La acción
ecocida que se está cometiendo dentro del área comprendida por el Hipódromo de
Valencia (es decir, un total de 207 hectáreas de suelo fértil) consistente en
la extracción ilegal de arena (se infiere con facilidad que se está empleando
maquinaria para tal fin, pues se han hecho excavaciones de consideración), de
una forma tal, que está acabando con la capa de tierra oscura cuyos nutrientes
posibilitan la generación de alimento, la preservación de cuerpos de agua, y
toda una serie de condiciones necesarias para la sobrevivencia de especies
animales y vegetales, daño que se traduce en impedir progresivamente un uso del
suelo que altere en la menor proporción posible el equilibrio ambiental. 
Para
mayor claridad con respecto al daño que se está cometiendo, adjuntamos al
presente mensaje, a modo de evidencia, algunas fotografías tomadas el día
sábado 22 de octubre de 2012, en el espacio donde se viene produciendo el hecho
al que se está haciendo referencia. Nos venimos a percatar de esa situación la
tarde de aquel día, cuando nos disponíamos a tomar muestras del suelo, a
efectos de medir el potencial productivo del mismo, y determinar si es propicio
para ciertos cultivos que se tiene contemplado desarrollar”. 
Agradecemos
la atención brindada. 
Atte.
Los
suscritos, miembros del núcleo organizativo del colectivo CDR-SUR: 
Dr. Eduardo Ortunio –  Promotor Cultural Eleazar Díaz (integrante
de la Misión Cultura y vecino de Santa Inés) – Historiador Gustavo Adolfo
Hedmont – Sr. Nancio Rangel (Promotor Deportivo Comunitario de Santa Inés,
vecino de la misma comunidad)- Sr. Carlos Escalona (vecino de Santa Inés)- Sr.
Ricardo Camilletti. 
Cortesía Aporrea.org
0 0 votos
Article Rating

Acerca del autor

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios