Conozca la Etología clínica equina

La etología clínica es la rama de la ciencia que se encarga de estudiar el comportamiento de los animales. En el caso de los caballos, se lleva un registro completo de sus costumbres y rasgos característicos, dentro de la relación que estos mamíferos mantienen con los seres humanos. Los conceptos aquí manejados nacen de la combinación de la biología y la psicología. Junto con los aportes hechos por la medicina veterinaria y entrenadores equinos, publicó el portal https://okdiario.com/

Los etólogos forman parte del equipo de profesionales que, junto a dueños y criadores, se encargan de garantizar el pleno desarrollo de los caballos domesticados. Identifican factores medioambientales que entorpecen el desarrollo de los animales y facilitan la consecución de los objetivos trazados. Ya sean estos competitivos-deportivos o simplemente como animales de compañía y esparcimiento.

Problemas comunes

A nivel conductual, las dificultades que suelen presentar los caballos se dividen en cuatro grupos. El primero de ellos: la agresividad. Aunque en estos cuadrúpedos se manifiesta principalmente en un deseo incontrolable de huida.

Si el estímulo negativo que da lugar a la necesidad de escape se produce mientras el animal está atado, responderá con tal grado de violencia que arrastrará todo lo que encuentre en su camino. Como parte de sus ‘mecanismos de defensa’ puede agredir a otros caballos, a cuidadores y jinetes. Este tipo de reacción va relacionado con otro problema común: el miedo.

La etología clínica también busca dar solución a comportamientos compulsivosconocidos dentro del mundo equino como ‘vicios de cuadra’. Los más frecuentes: balanceo y cabeceo, morder madera, tragar aire o dar vueltas en círculo incansablemente. Por último, figuran los trastornos alimenticios. Problemática que se manifiesta con la ingesta de virutas, piedras, arena o heces.

Etología clínica equina: la terapia

El plan de acción de los etólogos equinos se divide en tres ejes fundamentales. Observar el comportamiento del animal dentro de su entorno habitual es el paso uno. De esta forma, el profesional obtendrá de primera mano un registro de las costumbres de su ‘paciente’ para identificar los estímulos que conducen a determinadas reacciones.

En segundo lugar, se solicitará el apoyo de un médico veterinario, quien realizará un estudio físico completo. Esto con el propósito de identificar lesiones o funcionamientos deficientes dentro del organismo del caballo. Son situaciones que pudieran generar molestias y dolor, incomodidades que se traducen en ansiedad y estrés.

Por último, la etología clínica contempla entrevistas a los dueños, criadores, cuidadores, entrenadores y jinetes. De esta forma el profesional conocerá el historial del caballo desde su nacimiento. Con todos estos datos se diseña una terapia en donde en primer orden se suprimen los agentes discordantes. Todo con el fin último de evitar los abandonos y el maltrato animal.

Deja un comentario

avatar
  Suscribir  
Notificar de