PRIMERO, EL HIPISMO

La actividad hípica ha sido un valor ilimitable en nuestro país. Miles de personas se benefician de este gran trabajo de resguardar al caballo purasangre.

Sin embargo, se ha notado en los últimos años que en algunos casos prevalece los impulsos personales y prepotentes por encima del colectivo.[…] Seguir Leyendo

La hípica es de todos y no de un ser humano. Todos tenemos el compromiso de aportar para su fortalecimiento; pero, a veces los celos profesionales permiten la pérdida de los estribos y se convierte como en una competencia gerencial a ver quién llega primero a la meta. Eso no debe ser así.

No hay dudas de que la política juega un papel determinante en la sociedad. Todos somos políticos; pero muchos no somos politiqueros. Por allí leí esta definición. Política: La actividad humana tendente a la toma de decisiones en las organizaciones de gobierno.

Aquí es todo lo contrario de lo que galopa en el hipismo nacional. Ahora es un toma y dame que perjudica notablemente la hípica.

Aquí no estamos defendiendo ninguna postura en conflicto en nuestro hipismo. Aquí lo que estamos protegiendo es que todos, absolutamente, tenemos que luchar por nuestro hipismo nacional y desnudos de compromisos personales.

Inseguridad, dormidera de caballos, chanchullos en carreras, cómplices a granel y otros tumores que arrastramos a lo largo de nuestra historia. Esa es la realidad.

La industria requiere ayuda y de gente loable con sangre hípica de pura cepa.

Deja un comentario

avatar
  Suscribir  
Notificar de