Argentinos lograron generar clones equinos con genomas mejorados

No se puede clonar caballos de carrera.
Pero sí se puede clonar caballos para otro tipo de actividades
ecuestres. Por eso el polo tomó nota de ello y desde hace 10 años se
clonan caballos en la Argentina.

Ahora bien, uno puede tener el mejor caballo del mundo, al estilo
Aiken Cura o Cuartetera, dos yeguas emblemáticas y campeonas que alguna
vez montó el multicampeón Adolfo Cambiaso, y que gracias a modernas
técnicas científicas, ya logró clonarlas varias veces, en algunos casos,
logrando campeonatos de polo como el Abierto Argentino de Polo, de
Palermo, del año pasado.

Pero sin embargo, el mejor animal clonado puede esconder un defecto
genético a corregir que impediría su pleno rendimiento, o bien una
enfermedad que en algún momento de su vida puede llegar a desarrollarse.

Y aquí es cuando la nueva estrella llamada CRISPR-Cas9, que asombra a
los científicos dentro del mundo de la biotecnología, aparece: la
llamada tijera biológica o herramienta de edición genética.

Gracias a ella, un grupo de científicos argentino logró un avace de
reconomiento mundial. Por primera vez lograron generar clones equinos
con genomas mejorados en laboratorio.

Desde el Parque Empresarial Austral, científicos argentinos de la
empresa Kheiron, trabajando en conjunto con investigadores de FLENI,
lograron generar por primera vez en el mundo embriones equinos editados
genéticamente mediante la técnica CRISPR-Cas9. Esta potente herramienta
de “tijeras biológicas” les permitió a estos investigadores generar
clones equinos con genomas mejorados.

Gabriel Vichera , doctor reproducción de la Facultad de Agronomía de
la Universidad de Buenos Aires (UBA) es uno de los biotecnólogos
responsable del logro.

Primero, para crear un clon, se toma un óvulo de una hembra viva y se
reemplazar el núcleo con el de un pony. La barrera de la célula del
nuevo huevo o cigota es luego fusionada y estimulada para comenzar el
desarrollo del embrión. Este se incuba por diez días y luego se implanta
en una hembra receptora.

Pero antes de este paso, el equipo de Vichera cultivó células del
animal original a clonar y las editó genéticamente con la nueva técnica
de tijera biológica, cambiando la secuencia de los genes. “Generamos con
éxito un embrión clon editado geneticamente”, contó el experto en
clonación y director de Kheiron.

“Lo que hicimos es identificar la secuencia genética en un caballo y
la incorporamos en otros de forma mejorada. Eso es la edición genética”,
aclaró el especialista y precisó: “En una cruza convencional, una cría
obtiene el 50% de cada animal -madre y padre-. Los genes que se
traspasan lo hacen en forma azaroza. Nosotros acá identificamos el gen
que queremos copiar en el nuevo clon y lo mejoramos genéticamente”.

Vichera explicó que en el laboratorio se trabaja con la técnica
CRISPR-Cas9 en el gen de la mioestatina, “letra por letra” como está
determinado y codificado. Ese gene es el que produce el desarrollo
muscular de un equipo. “De ello dependerá la resistencia y velocidad del
animal”, relató el científico.

Santiago Miriuka, médico cardiólogo de la Fundación Fleni y experto
en células madre es otro de los científicos, junto a la doctora Lucia
Moro, del laboratorio LIAN de la Fundación FLENI, que participaron del
trabajo.

Nuestra investigación logró un concepto revolucionario en
reproducción, el Progreso Genético de Precisión el cual consiste en
identificar secuencias de genes existentes en forma natural en los
caballos, los cuales codifican para ciertas características, pero en vez
de adquirirlos en sus crías mediante cruza convencional, estas
secuencias son incorporadas mediante edición genética”, detalló Miriuka.

Pero los científicos planean continuar editando otros genes
relacionados con otras características. Este tipo de ediciones también
podrían ser utilizadas para reparar secuencias defectuosas y de esta
forma eliminar patologías genéticas, con lo cual se lograrán animales
con mejor sanidad.

“Podemos tener mosquitos que no puedan transmitir enfermedades como
el dengue o la fiebre amarilla, o vacas que puedan producir más y mejor
leche. Esto es recién el comienzo de una técnica maravillosa que
revoluciona hoy al mundo”, agregó Miriuka.

Crédito: http://www.sinmordaza.com

0 0 votos
Article Rating

Acerca del autor

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios