Video | Crónica de una tarde en el @harasorlyana

El establecimiento de cría tiene 20 potreros (Antonio José Medina)
El Tigre. El pasado miércoles, después de paladear dos cocos fríos y trozos de
melón de la inmensa tierra de la Faja del Orinoco, llegamos al
establecimiento de cría La Orlyana.
Está ubicado en la vía del centro operativo petrolero Bare en el sector Mesa de la Tentación, en Anzoátegui.
Ingresamos a la una de la tarde a las 120 hectáreas. Los pájaros y la
brisa que golpeaba los árboles daban la bienvenida. Los ejemplares
purasangre ni se sentían.

Claro, todos en sus puestos con la cabeza sumergida en los comederos
degustando de una ración de alimentos importados de primera línea.
Incluso, hasta le colocan un toque de maní molido en sus comidas,
cosecha de las mismas tierras del criador Orlando Martínez. 
Un total de 14 trabajadores  tejen la faena en los 20 potreros cubiertos
de pasto swazi, rico en proteínas. También andaban en las cuatro
caballerizas, incluyendo la cuarentena y la padrillera.
La Orlyana tiene 68 yeguas madres y más de 70 potros, incluyendo de dos
meses de nacidos, un año y los que viajarán en breve para La Rinconada.
En la entrada del haras y a mano derecha, se observó una estructura fina
en ladrillos. Allí están los tres llamativos sementales: Big Prairie,
King Seraf y Tomahawk.
A esa hora del mediodía, los tres cumplían con su alimentación. Tomahawk
terminó primero. Cuando lo sacaron para conocer su espectacular físico,
Big Prairie se molestó, levantó sus manos en el puesto y las pegó de
las rejas.
Evidente manifestación. Resulta líder semental en 2014.  King Seraf no
se quedó atrás, pero salió sereno. Proeza para La Orlyana recuperarlo,
luego de tres envenenamientos.
Al final de la tarde, el veterinario Luis Rivero tenía anotado el regalo para Big Prairie: servir a la yegua Miss Pompei.
Salió sobrado y no titubeó en su puntería. Quedó relajado unos segundos
encima de la yegua. Se bajó y caminó lento a su puesto. Ahora, solo
falta esperar la gran noticia: la cosecha de otro campeón.
Capataz Adalberto García salió premiado


El haras, todos los años, reconoce la labor de sus trabajadores. En esta
oportunidad le tocó al capataz Adalberto García, pieza clave durante
siete años.
Martínez le regaló un hijo de Biloxi Palace en Secret Lady. Fue a
subasta y el stud El Oso Yogui lo adquirió por Bs. 1.400.000,00.

“Le entrego este cheque con esa cantidad a Adalberto García por su
constancia y entrega. Es una acción social que hacemos para recompensar a
sus trabajadores”, manifestó el criador.

García recibió su premio y reveló: “Estoy muy agradecido. No voy a parar de trabajar. El triunfo es nuestro norte”, dijo. 

Antonio José Medina
Twitter: @ajmedinam

0 0 votos
Article Rating

Acerca del autor

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios