Meydan, la espectacular ciudad del caballo de Dubái

Ni Lexington, ni Ascott, ni Aquisgrán, ni Chantilly, ni Jerez. La capital del mundo del caballo es Dubai.
Eso se propuso hace una década el emir Sheik Mohammed, un loco de las
carreras; y, como es habitual en él, lo resolvió sacando la chequera. A
falta de prados donde se pierde la vista y una verdadera afición entre
sus súbditos, ordenó la construcción del mayor hipódromo del mundo, que
además iba a ser el eje vertebrador de todo un nuevo distrito, Meydan, al que se accede por un rascacielos vaciado con forma del busto de un equino.

Tras gastarse 2.000 millones de euros, la pista y su
tribuna de 1,6 kilómetros de largo cuentan con una capacidad para 60.000
personas. Está cubierta por un techo voladizo de titanio para tapar el
sol a los asistentes a sus suites y gradas, que pueden seguir las
carreras en directo a través de una pantalla LED que recorre varios
metros de la línea de llegada.

El hipódromo de Dubai está en el centro de una serie de rascacielos, los
Meydan Gateway Towers, que encierran un auténtico universo paralelo,
compuesto, entre otras cosas, por apartamentos y por un hotel de lujo, canales artificiales, así como un sin fin de oficinas de altísimo nivel representativo.
Debido a las consecuencias de la crisis económica, el ritmo de los
trabajos se ralentizó y el gigantesco hipódromo quedó aislado debido al
intenso calor de la estación durante cierto tiempo.
Crédito:  Helmut Henglein
elconfidencial.com
26-9-2018
0 0 votos
Article Rating

Acerca del autor

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios