Pies fuera de los estribos

Ramón Alfredo Domínguez fue claro y contundente cuando soltó que el jinete es un atleta y que según estudios realizados en Estados Unidos, es comparado con un maratonista. De paso, lamentó que en Venezuela no lo vean como un verdadero deportista. 


Tema que tiene muchos años tratando de ingresar en el carril deportivo para reconocer la proeza de los jinetes, en este caso, de los nativos que cumplen campaña local en Estados Unidos y otros países.

Ganar el Premio Eclipse por segundo año consecutivo forma parte de una hazaña para un atleta venezolano, óigase bien.

Domínguez nunca ha recibido un reconocimiento oficial en nuestro país. Nada que ver. Una vez más, le dieron la espalda. Anoten: ni siquiera fue nominado al galardón Atleta del Año. Presumo un total desconocimiento del tema. 
En 15 años de campaña en el hipismo de Estados Unidos conquistó 4.647 carreras, para 19,867 ejemplares conducidos y de manera oficial. El venezolano tiene un promedio de 310 triunfos por cada año y casi 26 victorias por mes. ¿Sería considerado un verdadero atleta?. 
No tengo la menor duda de que el jinete es un deportista. Mantener una dieta balanceada, régimen de ejercicios y conducir a un purasangre a 60 kilómetros por hora significa maestría.

Resulta un acto vergonzoso que en el país se le dé más importancia mediática a un partido de fútbol internacional sin sangre local y no al poderío de una profesión que sí tiene respeto y valor fuera de nuestras fronteras; pero el estancamiento gerencial del hipismo inyecta dosis de torpeza e ignorancia para no valorar las conquistas internacionales.

Lic. Antonio José Medina
Columna Al Galope
Diario Líder
Sábado 21-1-2012
0 0 votos
Article Rating

Acerca del autor

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios